Times New Viking

Rip It Off, 2008.

De Columbus, Ohio, probablemente hoy furgoneteando en combi hacia un zoológico a dar un concierto gratuito para los animales, llega un sonido casi místico, entrecruza los movimientos de una época que permanece sobre las espaldas de la juventud en la figura de una tremenda inquietud e incertidumbre. Sonidos crudos casi melódicos, un continente crujiente, cánticos gritados hacia las goteras del techo, la batería, apagada, va marchando todo el tiempo marcando un único compás, una sola tendencia, el ruido detrás de toda superficie musical compuesta por simples acordes que se estrellan contra sí mismos a velocidad variable.

Aún con audífonos se escuchan como si su disco lo estuviera tocando el vecino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s