Yo (no) soy feliz.

«Pues el hombre prefiere querer incluso la nada a no querer…»

Leía a Nietzsche, y me daba cuenta de que todo cuanto amo incluso en su más insignificante impresión y hasta en la más mínima parcela de realidad, encontraba grises y opacas piedras de formas simples y robustas, apreciables por estar ahí, quietecitas, esperando a que su lenta erosión las transforme en viento. Son las ráfagas de ventisca venideras. en las que se convierte toda piedra sobre la que reposo. las que me alientan a percibir aún con mayor fidelidad ese calor que tan solitariamente atrapan del sol, apiladas unas sobre otras, ninguna con nadie, nadie con ninguna, tan sólo despertando el vapor que se convertirá en lluvia… es el Niño que se vuelve León errante entre el viajero y su sombra.

Siempre por detrás de mí, sombra, oscuridad del futuro, olvido y reconstrucción de la memoria pasada.

No escuchaba música en esta ocasión, sólo el dulce silencio de un amanecer cinemático.

En todo caso, yo (no) soy feliz, o es demasiada la alegría por mi nostalgia, o bien, estoy maldito por una sonrisa que en las más inoportunas situaciones vuelve sin remedio, un tanto más eufórico que entusiasta, pero mucho más voluntarioso que emprendedor. En ocasiones disfruto ver como un proyecto no fragua, como una tesis se rompe, como un médico toca el piano, como un viaje termina en cualquier otro lado menos en su destino, y por ello otras tantas veces arrojo a la calle las monedas de diez y veinte céntimos, porque realmente no le encuentro sentido a que el valor del papel sea mayor al del metal, mientras a su vez el papel es más difícil de conservar porque se rompe o se lo lleva el aire, y en el banco casi no genera intereses, es más, incluso es problemático en el intercambio de un producto de bajo costo pues los cajeros suelen no poder cambiártelo… sin embargo a esto el hombre le llama evolución, o desarrollo ( …. o “conquista”)… de la piedra a la herramienta, herramientas para extraer metal, metal que luego se emplea en mecanismos, mecanismos que inspiran maquinarias, máquinas que instalan sistemas, sistemas que organizan y controlan.

El trabajo es organizado porque el dinero es control.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s