Exposición de la Metoikesis

O, del cambio de morada del alma.

La palabra griega metoikoi, de la cual se deriva la metoikesis -como el proceso de movimiento-, fue expuesta por Platón personificando a Sócrates. En la traducción de los Diálogos de Schleiermacher, por justicia a la elocuencia de su profunda teología, el término fue transmitido como «transmigración de aquí a allá», lo cual se ha entendido por años como una dualidad de mundo; es el famoso paso del mundo-superficie al mundo-de-las-ideas enseñado por el corporativo académico de crianza humana, a su vez, es la Institución misma de la reflexión platónica de los milenios precedentes. Recientemente, hace unos 20 años, apareció una nueva traducción de los Diálogos por Hans-Georg Gadamer, que desde una revisión filológica, extrajo varios términos para su redifinición del griego antiguo, y por pertinencia de estilo poético y sumergido en el tono de las gráficas morales socráticas, con la prudencia de respetar al máximo al autor milenario, especifica que mas que incorrecta, la traducción schleiermacheriana de metoikoi carece de certeza y sensatez. Nos propone la re-conceptualización entorno a la situación, es decir, establece que la palabra afirma hacia el sentido de “traslado”.

Entonces, ya no es la vida algo que espera otra-vida sino que ahora la vida tiene un aspecto de búsqueda de albergue, refugiados, volvemos a salir de “casa” para pasar a cualquier otra “habitación” (el Templo, la Escuela, el Consultorio); estando allí, frente al Sacerdote, el Psicoanalista o el Maestro, la palabra se vuelve instrumento de confesión, y Uno, ya confesado, desnudo, sin secretos, se encontrará derrumbado por la “revelación” de una verdad atroz y extenuante. No somos otra cosa mas que el animal que cambia de morada, de domicilio, o bien, de inspiración y motivación. De un lugar a otro, el hombre, se arroja al abismo de la incertidumbre de su propia localización. Somos, como seres, el espacio que habitamos: el Mundo.

El albergue metafísico de los que huyen del mundo se ha extraviado también, tragándose a los monjes y a los profetas. Las dos caras de la moneda son tan distintas que ya no podemos adivinar. Pero, anticipándonos a un futuro, podemos proponer la re-interpretación del término metoikoi como un re-planteamiento de lo fundamental del ser que somos en el mundo. Pensemos ahora la biopolítica para una ecología social, los ecos de la antigüedad para la crítica al “todo se vale” del post-modernismo. Actualizemos al hombre en su futuro, el presente es suficiente en tanto que es lo único que se vive. Necesitamos de una experiencia del futuro que si acaso es Utopía, lo sea en tanto que crítica de lo contemporáneo.

La vanguardia está en el futuro, así como el pensamiento revolucionario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s