Día Dos

¿Querría yo conocer mi futuro? ¡Jamás! Y dedicarme al sofa y su comodidad, perder la vida comprando baterias, reparando mesitas, atendiendo enmendaduras del mueble, construyendo la cavidad para la comodidad, a veces, se me ocurre algo más grande. El caos es racional y el orden irracional. No hay pliegue entre razón y sin razón, están en la misma página, a la vuelta, sin sentido y sentido, hacen el par. Mi experiencia reducida a cero. Manifiesta singularidad. Lo ininterpretable aun manifiesto, lo inaudible aun vociferado. Arte o mito. ¿Estoy perpetuando un totem colosal o estoy disolviendo identidades? Mente que no me escuchas, ¿podrías ir más allá del Yo? Lo dudo. Me disuelvo al pensar. Descanso sobre una plácida cama de tempestad. Me anuncio dormido pero discuto. Si tan sólo quisiera despertar. Sin embargo el hermoso sueño de una vida calma me priva de anunciar mi libertad. Ya no sé si mi meditación final es que por aprender he olvidado la acción, o si por actuar he olvidado mi pensamiento. Como sea, ningún intento funciona, si me olvido o lo tengo tatuado, lo único diferente es una tirada de dados. ¿Quién no podría sujetarse al azar? De alguna forma u otra estamos obligados a tomar decisiones de voluntad………………………………….                ¿o sueño?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s